Allende Guadarrama

Un blog de Antonio Sáenz de Miera

Me salía empezar diciendo que no sabía porque me había metido en esta aventura de llevar un blog, pero eso sería un mal comienzo. Mentiría a mis lectores y me mentiría a mi mismo. Sí que lo sé y creo que es mejor decirlo.

 No quiero quedarme al margen de “mi tiempo”. Y  este también es «mi tiempo». No es que crea que esto del blog sea una condición necesaria y ni siquiera suficiente para conseguirlo… Pero  me puede ayudar.

Puede que  dada mi edad y mi circunstancia -no sé si hay muchos blogueros de mi quinta, la de los que andan por los 78- esa pretensión mía sea un tanto insensata y que, como parece que ocurre a menudo, la  pasión por el blog se  desvanezca pronto.  Si es así, tampoco pasa nada ¿no?.

Me he embarcado en esto sin que nadie me lo pidiera. Mis hijos me han animado, es verdad, pero tampoco tanto. El mayor, Gonzalo, ha puesto la foto, y me ha permitido «aprovecharme» de  su buen amigo  Pedro Linares,  Vicerrector de la Universidad Pontificia, quien me ha ayudado, con paciencia y buen criterio, a poner esto en marcha. La lectura de su propio blog me ha servido también para enterarme de lo que es un buen blog de un académico aunque es evidente que lo mio tendrá que ser diferente. Gracias Pedro por tus consejos y por tus ánimos.

 Creo que ya he dicho el porqué de este blog. Ahora pasaré a la otra cuestión.  ¿Para qué?. La respuesta me sale rápida y eso me parece que es muy bueno. Pues para obligarme a  escribir con cierta periodicidad  de las cosas que acontecen en la  rua, como diría Machado… Para hablar de  las cosas que pasan y que yo veo o vivo, desde mi propia perspectiva, a mi manera. Ahora estoy, como dicen algunos , en otra onda, en otra etapa  de mi vida. Transito por caminos diferentes.  Tengo más tiempo, más experiencia y quizás más objetividad. Ya veremos si todo eso añade algún valor a mis comentarios.

A lo que estoy ahora más dedicado es a la Sierra de Guadarrama: escribo artículos, participo en reuniones y hasta utilizo las redes sociales para defender mis propuestas y opiniones. La Sierra, sí,  estará aquí con frecuencia, pero no quisiera que se convirtiera en un asunto monográfico y dominante. No quisiera que  esa dedicación-pasión actual limitase el  alcance de mi blog. Por eso  lo he titulado Allende Guadarrama, más allá del Guadarrama. La Sierra, donde muchas veces me encuentro, será una especie de atalaya, el lugar desde el que observaré la realidad, el sitio que me ayudará a descubrir nuevos horizontes. Desde “mi” Guadarrama, miraré al mundo y contaré lo que vaya viendo, lo que me vaya provocando la palabra, la reflexión, la indignación o el encanto. Espero que los lectores que tengais la paciencia de seguir mis escritos me ayudeis a hacer de este blog un lugar tan  interesante como entretenido. Me queda la palabra y la tomo. Empezamos.